lunes, febrero 22, 2010

Un tio salao

Fernando Díaz Villanueva debió tener una niñez plena y feliz. Sólo hay que ver los bonitos versos que me dedica en su blog. Gracias por tus comentarios, Fernando, plagados de lucidez y rigor, gracias por la defensa de mi persona, gracias en fin por acogerme en tu casa. No puedo expresar en palabras mi profundo agradecimiento. Era pobre y desvalido y gracias a ti, hoy me siento lleno de vida y salud.

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger Jose Luis Forneo said...

No te preocupes, que con la cara pavo que tiene, y su cerebro papagayico, lo unico que puede hacer el pobre es repetir los versos de la caverna. Un tipico niño pijo al que papa quizas ayer no le dio la paga.

8:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home