martes, octubre 03, 2006

Ladrillos de oro

Javier Ortíz
Mis conocimientos de los arcanos de la economía se acercan peligrosamente a la nada. Por no entender de economía, ni siquiera entiendo la mía personal. Menos todavía desde la implantación del euro, cuyo verdadero valor de cambio sigo sin interiorizar (*).

Mi incapacidad para entender los asuntos económicos bien puede deberse, en parte, a lo mucho que me cuesta manejarme con abstracciones, pero para mí que también es deudora de los denodados esfuerzos que hacen no pocos economistas para disfrazar de complejísimos muchos asuntos que, cuando te los explica un buen experto sin ganas de darse ínfulas, resulta que son pasmosamente simples.

Llevo varios días repasando las secciones de Economía de un buen puñado de publicaciones serias a la búsqueda de análisis también serios sobre las últimas grandes operaciones de adquisición de acciones que se han producido en el sector energético español y que han tenido como protagonistas a importantes empresas constructoras.